8/31/2005

Racist Article in El Nuevo Dia

Greetings everyone,

Below is a story that ran in the August 21, 2005 edition of El Nuevo
Dia, the main newspaper in Puerto Rico. In it, the author, Mayra
Montero, perpetuates myths and writes a slanted, ugly story about the
Taino people, especially those brave few that protested at Caguana.

The article was accompanied by a cartoon that unflatterinly depicted
the protesters in regalia and wearing cell phones. I was so upset
after Joe read me the article (my Spanish is still a 5 on a scale of
1-10) that I was seeing RED and couldn't sleep.

I called El Nuevo Dia today and asked if they would print the other
side of the story -- as all fair reporting is supposed to print both
sides, right? And, all I was able to do was leave a voice message to
the editor... so, I called back and asked what else I could do while
I waited for his call (if he even bothers to return my call) and this
nice helpful girl, she with lousy English, me with lousy Spanish, gave
me the e-mail addresses to write to the editor personally to complain
(_rvega@elnuevodia.com_ (mailto:rvega@elnuevodia.com) )

AND to have a letter printed on the opinion page you can write to:
_cartas@elnuevodia.com_ (mailto:cartas@elnuevodia.com)
(Your letters must be accompanied by your name, address,
phone number etc. which will be verified prior to publication).

So, if you read this letter below and feel your blood start to boil
about how the Taino people are being portrayed, please, please,
please, take the time to write and let them know about it... the
squeaky wheel does get the grease. I appreciate your time...

Bo'matum,
Evelyn Dye-Garcia,
UCTP Representative,
Washington State
http://www.uctp.org/usr.htm#wa

----------------------------------------

El Nuevo Dia - Revista Domingo

Deben estar revolcándose en la tumba los taínos
auténticos, sintiendo como si los quisieran volver a
engatusar con espejitos. Porque de eso se trata,
espejitos y cascabeles mediáticos a cambio de oro.

(Ilustración Juan Alvarez o'Neill)

Más de Revista Domingo Carta de los editoresQué
hayPausa en el mar Muerto Meteoritos "boricuas" Más
leche para vivir mejor

Espejitos

Domingo, 21 de Agosto de 2005
Mayra Montero

Uno lee el periódico y tiene la impresión de que el
país está compuesto de burbujas enloquecidas y
autónomas, cada cual por su lado, tratando de
sobrevivir y, en muchos casos, obtener un poco de
dinero fácil, el dinero es el signo, nadie lo ponga en
duda. A ver qué han estado haciendo esos supuestos
"taínos", metidos en un parque ceremonial, oponiéndose
a que desentierren las osamentas y exigiendo que se
les permita hacer no sé qué ceremonias por la
madrugada.

¿Pero cómo se puede ser tan ridículo a estas alturas?
Y una cosa que me he estado preguntando: ¿trabajan en
algo estos Nanikí, Guatibirí, Caguamix y Yabukén?
Porque si se encerraron tantos días, algunos en una
supuesta huelga de hambre, sin una mínima
reivindicación que pueda considerarse seria, es que no
tenían preocupación por reportarse a un empleo, ni
cuatro bocas que alimentar, ni una maestría para
terminar a tiempo.

Estaban allí, supongo que durmiendo en hamacas, espero
que engullendo casabe, vestiditos con taparrabos y
distrayéndose en frotar palitos. Es que no hay
derecho. El país cayéndose en pedazos, y esos
papanatas jugando a los indios en un parque, alegando
que son taínos que no les pueden desenterrar los
huesos. ¿Pero los huesos de quién? ¿Qué tendrán que
ver ellos, que no tengamos que ver los demás, con la
herencia taína en
cualquier lugar de las Antillas?

Alguien me ha soplado al oído que todo el reperpero
tuvo su origen en unos supuestos fondos federales para
comunidades indígenas que están disponibles a través
de no sé qué agencia. Si es así, eso lo explica todo.
A encerrarse con los "ancestros" y a documentar el
encierro. Deben estar revolcándose en la tumba los
taínos auténticos, sintiendo como si los quisieran
volver a engatusar con espejitos. Porque de eso se
trata, espejitos y cascabeles mediáticos a cambio de
oro.

Yo le tengo una mala noticia a esa recia "indiada" que
nos sorprendió sublevándose en tan mal momento. En
realidad les tengo dos malas noticias.

Primero: taínos, lo que se dice taínos, no hay ninguno
constatable. Eso está bien para los pieles rojas, que
se metían en las reservas y se Casaban entre ellos.
Pero en Puerto Rico, donde todo el mundo se mezcló con
todo el mundo, ¿a santo de qué vienen a reclamar esa
exclusividad?

Por los mismos días en que el Caney Quinto Mundo - que
parece el nombre de una orquesta de salsa japonesa- y
el Consejo General Taínos Borincanos, y la pomposa
Confederación Unidad del Pueblo Taíno (que supongo que
agrupa a miles de esforzados indígenas, que sobreviven
en las remotas zonas montañosas, cultivando la tierra
y conservando incólumes sus tradiciones), pues por los
mismos días en que los guatibirí montaron el numerito,
la Pennsilvania State University (y ésta es la segunda
mala noticia) dio a conocer los resultados de un
estudio que realizó entre 90 estudiantes de ese
centro.

La idea fue de Samuel Richard, un profesor de
relaciones raciales y étnicas, quien logró que los
alumnos se sometieran a un complejo examen genético
para determinar cuál era exactamente su composición
racial.

Participaron muchachos rubios como soles, que nunca
habían puesto en duda su blancura, y negros
convencidos de que por sus venas no corría otra cosa
que la sangre africana. Para su sorpresa, se descubrió
que casi todos tenían en su DNA material genético de varias
razas.

Por ejemplo, un estudiante blanco -blanco sin
sospecha- supo que el 14 por ciento de su enjundia
provenía de África, y el 6 por ciento era oriental. A
otro muchacho negro, y orgulloso de su negritud, le
fue informado que tenía un blanquito en la trastienda:
la mitad de su material genético era europeo, un golpe
terrible pero para eso se hizo el experimento, para
enseñarles que "ellos no son lo que creen ser", según
dijo el profesor. La piel, hoy por hoy, no dice nada.
Y mucho menos el pelo. Si a los "taínos" que se
encerraron en Utuado les hicieran esa prueba, nos
íbamos a estar riendo un mes.

Y si la prueba nos la hacen a los demás, pues quién
sabe qué sorpresa nos llevamos. Me sale un 20 por
ciento de material genético caribe - que Eran tan
sanguinarios y guerreros-, y entonces no me queda más
remedio que irme a encerrar con la Confederación Caney, a
pelearme allí con ellos y a sacarlos por las greñas
del Parque Ceremonial o de donde sea. Si es que no me
da con meterlos en una olla y comérmelos hervidos.

Lo malo es que mientras el palo iba y venía, hubo
gastos de tribunales, abogados, papelería y agentes
policíacos (que pagamos todos: indios, moros y
cristianos), para vigilar el perímetro del Parque y a
los idiotas estos.

Falta de oficio, que dirían caribes y taínos, fumando
filosóficamente, mirando el patético paisaje.